» Single Vineyard

» Fruta & Equilibrio

Este rango entrega un lado más amable y suave de estas variedades en los suelos del Valle de Colchagua. Ofrecen una auténtica expresión local, con vinos frutosos, limpios, con uso limitado de barrica para realzar la rica fruta y generosidad del terroir.

Cabernet Sauvignon

Cuartel: Nogales

Año Plantado: 1980

Descargar ficha técnica

2017

2016

2015

Carménère

Cuartel: Isla

Año Plantado: 2000

Descargar ficha técnica

2017

2016

2015

Reconocimientos

» Single Vineyard

Cosecha
Pts.
Reconocimiento
Concurso - Medio - Critíco
Año
País
Carménère
2017
92
James Suckling
2019
USA
2017
90
Tim Atkin, MW
2019
UK
Cabernet Sauvignon
2017
91
James Suckling
2019
USA
2017
91
Recomendado
Revista & Guía Mesa de Cata - La CAV
2019
Chile

Descarga Todos Nuestros Reconocimientos

Carménère

El Origen

El Carmenère, variedad originaria de la región del Médoc en Burdeos, era conocida como la sexta cepa noble para mezclas y una de las más plantadas a comienzos del siglo XIX. En 1870, los viñedos franceses fueron atacados por filoxera, extinguiéndola de todos los viñedos europeos.

Cuando Burdeos fue replantado, muchos productores decidieron dejarla fuera debido a que era propensa a enfermedades (por las condiciones climáticas húmedas de la región) y difícil de manejar, prefiriendo enfocarse en variedades como el Merlot y el Cabernet Sauvignon.

El Carménère fue una de las variedades usadas para crear las grandes mezclas en Burdeos. Después de la plaga de la filoxera a finales del siglo XIX, cuando la epidemia destruyó la mayor parte de los viñedos en Europa, especialmente en Francia, no se volvió a hablar de esta cepa.

El Redescubrimiento

A comienzos de 1800, años antes de la llegada de la filoxera a Europa, productores chilenos trajeron variedades francesas como Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot y Cabernet Franc, además de Carménère a nuestro país. Durante casi 200 años, esta última estuvo presente en los viñedos, otorgándole características muy especiales al premiado “Merlot Chileno”.

Fue redescubierta en Chile en 1994 por el ampelógrafo francés Jean-Michel Boursiquot, quien vio que algunos viñedos de Merlot tomaban mucho más tiempo en madurar. Tras realizar varios estudios, confirmó que entre los viñedos estaba el Carmenère, la perdida cepa Bordelesa. El SAG (Servicio Agrícola Ganadero), reconoció la cepa oficinalmente en 1998. The Chilean Department of Agriculture officially recognized Carmenère as a distinct variety in 1998