» Viña

  • Colchagua
  • Viñedos
  • Bodega
  • Chile
Colchagua

» Colchagua

El Orgullo de Chile

El famoso Valle de Colchagua, sub valle de Rapel, es una de las regiones vitivinícolas más conocidas de Chile, no solo por la aclamada calidad es sus vinos, pero también por ser un importante destino turístico.

A solo 130 km (80 mi), al suroeste de Santiago, en la Región de O’Higgins, Colchagua es un valle tranversal que se extiende desde la Cordillera (este) hasta el Océano Pacífico (oeste), a lo largo del río Tinguirica, y ofrece gran diversidad de cepas y estilos de vinos.

Los viñedos están naturalmente protegidos por la Cordillera de los Andes al este y la Cordillera de la Costa al oeste, donde fluyen los ríos Cachapoal y Tinguiririca (Colchagua). Están plantados principalmente en el centro del valle, aunque también hay en laderas de cerros y cercanas al mar.

Las principales cepas plantadas en el Valle de Colchagua son: Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc, Carmenère, Malbec y Syrah. En menores cantidades, también es posible encontrar cepas blancas: Chardonnay, Viognier y Sauvignon Blanc.

Colchagua ha recibido muchos premios por sus vinos, especialmente por sus tintos que brillan en los concursos y ranking mundiales. Wine Enthusiast, revista estadounidense, le otorgó el premio “Wine Region of the Year Award 2005”, consagrándolo como la mejor región vitivinícola del mundo del año.

34° 15′ – 34° 50′ de latitud sur y 72° 00′ y 70° 15′ longitud oeste

» Suelos

En Colchagua se pueden distinguir principalmente 3 tipos de formaciones de suelos, que incluyen más de 170 series con características especiales: suelos en plano; en pie de monte y en cerros. Esto otorga una amplia gama de posibilidades para la producción de vinos con carácter propio.

En los terrenos planos, existen dos tipos de suelo; los de origen lacustre (que se caracterizan por texturas franco-arcillosas) como lo que tenemos en Viña Laura Hartwig y los de sedimentación aluvial (que poseen texturas franco-limosas). Los suelos en pie de monte son franco-arcillosos, con pendientes entre 2° y 5°, mientras que en los cerros, el suelo es de origen granítico derivado de la extensión de la Cordillera de la Costa, con pendientes que varían entre 8° y 45°.

» Clima

Uno de los principales factores que han hecho de Colchagua un valle reconocido por la gran calidad de sus vinos es el clima.

Colchagua es bendecido con un grato clima mediterráneo, con las 4 estaciones claramente definidas. La baja humedad, la influencia del Oceáno Pacífico con su fría corriente de Humboldt y la brisa alternante de la Cordillera de los Andes generan una condición ideal para el cultivo de la vid.

Durante la época de crecimiento y madurez de la vid (octubre-abril) la variación termal fluctúa aproximadamente hasta 22° C (62° F); entre 13° a 35° C (55° a 131° F). Además, los cielos limpios y transparentes del valle permiten una perfecta y óptima radiación solar.

Todo esto permite que la uva madure lentamente, con una larga temporada de crecimiento que favorece la acumulación de color, aromas y sabores y resulta en vinos de calidad superior.

T° Promedio: Verano: 12.5° – 28° C (55° – 82° F) | Invierno: 4° – 12° C (39° – 54° F).

Precipitaciones promedio: 600 mm durante el año, concentradas en invierno (mayo- septiembre).

Viñedos

» Nuestros Viñedos

Viña Laura Hartwig está ubicada en el corazón del Valle de Colchagua, a pasos de Santa Cruz.

Tenemos 145 hectáreas (358 acres) plantadas con cepas como Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Carménère, Malbec, Syrah y Petit Verdot. Los primeros viñedos fueron plantados en 1978, que también incluían Chardonnay. Desde entonces, hemos ido gradualmente aumentado la superficie plantada.

Las cepas Bordelesas se han adaptado naturalmente al terroir de Colchagua y prosperan en la región, ofreciendo vinos de gran carácter varietal. El valle es conocido como el hogar del Carménère, la variedad perdida de Burdeos y emblemática de Chile, la que se ha dado particularmente bien en nuestro viñedo.

Los suelos de nuestro campo han sido formados bajo condiciones de lenta sedimentación lacustre. Son suelos planos, profundos, de texturas franco arcillosas en sus estratas superficiales y arenosas en profundidad.

Alejandro Hartwig es viticultor y ve personalmente el cuidado de las parras. Para él, nuestros vinos reflejan la evolución del trabajo realizado en el viñedo a través de los años, ya que luego de pruebas y errores, pudo ir mejorando la orientación, densidad y técnicas de irrigación en todo el campo.

Un clima temperado, suelos arcillosos y un equipo humano de larga trayectoria, nos han permitido un desarrollo sustentable y amigable manejo agrícola. Aunque no certificados, hacemos una viticultura de bajo impacto.

» Mapa

Bodega

» Bodega

Cuando decidimos producir nuestros vinos Laura Hartwig, queríamos resguardar la calidad cada paso de la vinificación. Por eso, en 1994 construimos una bodega con 140.000 L de capacidad. La construcción se diseñó bajo los conceptos de arquitectura clásica de la zona con el fin de conservar las tradiciones locales.

Cuenta con un proceso linear que nos permita cuidar las uvas durante todo el proceso enológico y debido al éxito que han tenido nuestros vinos, aumentamos la capacidad a 390.000 litros.

Trabajamos con tanques de acero inoxidable, vasijas de greda y huevos de cemento, que redondean muy bien nuestros vinos.

Nuestra sala de barrica tiene un control de temperatura y humedad natural, ayudando a nuestros vinos – que se envejecen principalmente en barricas de roble francés – obtener más complejidad y la redondez que nuestros clientes alaban.

Chile

» Paraíso Vitivinícola

Chile es un país productor de vinos de calidad excepcional.

Hay leyendas que dicen, “cuando Dios creó al mundo, dejó un poco de cada cosa y los ubicó todos en un lugar especial llamado Chile”. Sin duda, nuestra geografía hace que este país sea único.

Chile, país largo y angosto, es definido por sus fronteras naturales. Al oeste, cuenta con más de 4.300 km (2.672 mi) de costa por el Pacífico, y al este, la Cordillera de los Andes, que asciende a más de de 5,000 m (16.405 pies).

Tiene un ancho promedio de solo 175 km (109 mi) entre el mar y las montañas. En el norte, el Desierto de Atacama es uno de los lugares más áridos del mundo, que luego da comienzo al verde y fértil Valle Central. Al sur está la Patagonia, región con islas, fiordos y glaciares milenarios que llegan hasta la Antártica. Son estas mismas fronteras las que han protegido a Chile de la filoxera, la plaga de la vid más feroz. Al no ser atacados por esta plaga en 1877, Chile es el único país del mundo que tiene clones pre-filoxéricos plantados a pie franco.

Chile es el primer exportador del Nuevo Mundo y cuarto exportador mundial de vinos, superado sólo por Francia, España e Italia. Cuenta con una amplia diversidad de terroirs, desde Atacama en el norte hasta Osorno en el sur, con aproximadamente 141,000 hectáreas (348.420 acres) plantadas y 75 variedades de uva vinífera (75% tintas – 25% blancas).

Mapa Cochagua - Laura Hartwig